Mi carrito (0)

De la mano de @chusay.libros

.

Escrito por Paulo Valente e Ilustrado por Irene Singer

Editorial: Corregidor

Encuadernación: Rústica

.

El segundo hijo de la célebre escritora brasileña Clarice Lispector ha tenido en su madre a la mejor maestra en el arte de narrar historias. Su nuevo trabajo, junto a la ilustradora argentina Irene Singer, consiste en un cuento “muy político”, puesto que de Clarice aprendió que “no hay que subestimar a los niños”.

El Conde Alcahuete, Primer Ministro del Reino de la Selva, entró en una gran confusión: necesita nombrar a alguien para sustituir al Rey León que se ha cansado de ser el Rey… ¿Será el rápido ratón o el terco burro? ¿El fuerte elefante? ¿Cuál de todos los animales será mejor que el desanimado Rey León para gobernar el reino? ¿A alguno de ustedes le gustaría ser el rey de la selva? ¿Vivir rodeado de lujo y riquezas? Pero, piénsenlo bien, porque no basta con tener muchas ganas. Por si acaso, ¿serían capaces de decidir quién tiene el cuello más largo? ¿La jirafa o la serpiente? ¿Y conseguirían, cada día, calmar a los sapos que piden más? Ser un Rey León no es vivir solo de la sombra y del agua fresca.

Aún siendo la vida en la selva bastante relajada… ¡a veces gobernar a los animales también cansa!

El león ya no quiere rugir

$1.025,00

6 cuotas sin interés de $170,83

15% de descuento pagando por transferencia bancaria ó efectivo

Ver formas de pago

ENVÍOS CON NORMALIDAD A TODO EL PAÍS

Calculá el costo de envío

De la mano de @chusay.libros

.

Escrito por Paulo Valente e Ilustrado por Irene Singer

Editorial: Corregidor

Encuadernación: Rústica

.

El segundo hijo de la célebre escritora brasileña Clarice Lispector ha tenido en su madre a la mejor maestra en el arte de narrar historias. Su nuevo trabajo, junto a la ilustradora argentina Irene Singer, consiste en un cuento “muy político”, puesto que de Clarice aprendió que “no hay que subestimar a los niños”.

El Conde Alcahuete, Primer Ministro del Reino de la Selva, entró en una gran confusión: necesita nombrar a alguien para sustituir al Rey León que se ha cansado de ser el Rey… ¿Será el rápido ratón o el terco burro? ¿El fuerte elefante? ¿Cuál de todos los animales será mejor que el desanimado Rey León para gobernar el reino? ¿A alguno de ustedes le gustaría ser el rey de la selva? ¿Vivir rodeado de lujo y riquezas? Pero, piénsenlo bien, porque no basta con tener muchas ganas. Por si acaso, ¿serían capaces de decidir quién tiene el cuello más largo? ¿La jirafa o la serpiente? ¿Y conseguirían, cada día, calmar a los sapos que piden más? Ser un Rey León no es vivir solo de la sombra y del agua fresca.

Aún siendo la vida en la selva bastante relajada… ¡a veces gobernar a los animales también cansa!

Mi carrito