Mi carrito (0)

Acompañando el camino lector

 


“Había una vez el van y el ven, el va y el ven, el vaivén, de un arrorró mi niño, arrorró mi sol, arrorró pedazo de mi corazón. Duerme, duerme negrito, que tu mama está en el campo, trabajando, duramente trabajando. Ay que viene el coco a comerse a los niños que duermen poco. Noni, noni, noni, mm, mm, mm. Scht, scht, scht… 

Un día el arrorró mi niño hizo tortita de manteca, para mamá que le da la teta, tortita de cebada, para papá que no le da nada. Y entonces éste cazó un pajarito, este lo desplumó y éste pícaro se lo comió.” (Devetach: 2008)  

                           

           ¿Cuántos recuerdos nos traen estas palabras? ¿Cómo nos sentimos al reconocer algunas de ellas en nuestra memoria? Creo que nos emociona, nos emociona como adultes que nos hayan cantado, arrullado, leído, nombrado desde peques…y es ahí, en el encuentro con otres a través de las palabras, que comenzamos a construir -en términos de Devetach- nuestro camino lector. Un camino que nos acompañará, enriqueciéndose a lo largo de toda nuestra vida y constituyendo nuestra identidad.

Y es por algo tan importante como la construcción de identidad que creo que el encuentro con la lectura desde la primera infancia resulta vital, porque aún sin leer convencionalmente, les niñes pueden transitar a través de ella vivencias, emociones profundas y procesos mentales que resultan ser los inicios de ese largo camino… un camino que, poco a poco, permite ampliar las posibilidades de simbolización, liberar eso que se lleva de manera silenciosa, nombrar angustias, esperanzas, sueños y potenciar la construcción de sí al ‘ponerle palabras’ a la propia historia.

De esta manera, y en palabras de Michèle Petit (2015), la lectura permite “elaborar sentido, dar forma a la propia experiencia, o a su parte de sombra, o a su verdad interior, secreta; para crear un margen de maniobra, ser un poco más sujeto de la historia; a veces para reparar algo que fue roto en la relación con esa historia o en la relación con otro; para abrir los caminos hacia los territorios de la fantasía sin los cuales no hay pensamiento, no hay creatividad”. Así es como también la lectura abre posibilidades, permite fugarse de la realidad, crea mundos… y es a través de ellos que las infancias pueden transitar y construir lo imaginario, comprendiendo la vida y descubriendo nuevas formas de vivirla.

Pero para que les niñes puedan transitar esta maravillosa experiencia, necesitamos adultes mediadores que, en una construcción de comunicación profunda, generen un ambiente a través de la palabra que permita el establecimiento de lazos afectivos y conecten a cada peque al momento de lectura a través de la sensibilidad.

Las infancias necesitan mediadores que no las subestimen, no las invaliden, que las respeten y confíen en sus procesos, necesitan mediadores que contagien sus deseos de leer a través de encuentros gozosos con la literatura en sus diversas formas; canciones, poemas, libros-álbumes, adivinanzas, juegos de palabras, narraciones orales… cada manera de acercarse a la literatura tiene características particulares y sus potencialidades; estimular dicha diversidad es una forma de pensar ese encuentro como un espacio de libertad.

Por eso quería compartirles algunas propuestas/ideas inspiradoras que pueden ayudarles a generar un encuentro mágico de les niñes con la literatura, son muy sencillas y tal vez ya las conocen, pero reflexionar sobre ellas y abordarlas en cada momento de lectura con les peques es una tarea que conlleva responsabilidad y mucho amor:


●       Generar un espacio preparado especialmente para el encuentro con la lectura.

●       Ofrecer un espacio de diálogo previo y posterior a la lectura donde pueda conversarse libremente sobre temas que resulten de la lectura o inferencias previas de la misma.

●       Ofrecer diversidad de tipos de textos.

●       Darles libertad para que puedan escoger el libro para ese momento especial.

●       Seleccionar textos apropiados que tengan que ver con sus intereses, deseos, que despierten multiplicidad de sentidos y lecturas. Profundizar sobre la selección de textos quedará para otra ocasión, pero creo que es importante ofrecer libros de calidad a las infancias, reconociendo su etapa de vida pero nunca subestimando su capacidad intelectual.

●       Disponer de una biblioteca a la medida de les niñes para que puedan acceder a los libros cuando lo deseen.

           Y en especial, recordar siempre que el vínculo amoroso debe ser un pilar indispensable para acompañar en la construcción de cada camino lector… porque la lectura, sobre todo, es un acto de amor.


“Te presento aquéllos que te han precedido y el mundo del que vienen, pero te presento también otros universos para que tengas libertad, para que no estés demasiado sometida a tus ancestros. Te doy canciones y relatos para que te los vuelvas a decir al atravesar tu noche, para que no tengas demasiado miedo de la oscuridad y de las sombras. Para que puedas poco a poco prescindir de mí, pensarte como un pequeño sujeto distinto de mí y elaborar luego las múltiples separaciones que te será necesario afrontar. Te entrego trocitos de saber y ficciones para que estés en condiciones de simbolizar la ausencia y hacer frente, tanto como sea posible, a las grandes preguntas humanas, los misterios de la vida, de la muerte, la diferencia de los sexos, el miedo al abandono, a lo desconocido, el amor, la rivalidad. Para que escribas tu propia historia entre las líneas leídas” (Petit: 2015)


-----------------

Algunos autores que me inspiraron al escribir:

·        CHAMBERS, A. (1993) “Dime”, Fondo de Cultura Económica, México.

·        DEVETACH, L. (2008) “La construcción del camino lector”. Comunicarte, Córdoba, Argentina. 

·     MONTES, G. (2007) “La gran ocasión. La escuela como sociedad de lectura” Plan Nacional de Lectura, Ministerio de Educación Ciencia y Tecnología, Buenos Aires, Argentina 

·        PETIT, M. (1999) “Nuevos acercamientos a los jóvenes y la lectura”. Fondo de Cultura Económica, México 

·        PETIT, M. (2015) “Leer el mundo. Experiencias actuales de transmisión cultural”, Fondo de Cultura Económica, México.

·        RODARI, G. (1973) “Gramática de la fantasía”, Comamex, México.

-------------------------------------------

María Jimena Ramirez

Licenciada en Ciencias de la Educación

Docente de Nivel Inicial

Enamorada de la lectura

Creadora de @chusay.libros

Mi carrito